NO NECESITO GRITAR

Intolerancia, corrupción, discriminación, desigualdad, injusticia, indiferencia, ignorancia, difamación, agresión, experimentación, confusión, distorsión, perversión.

Palabras salidas de los últimos minutos del noticiero matutino.

¿Hasta dónde vamos a llegar?

A veces siento que estoy dentro de una película con un mal guión y pésima producción, y lo cierto es que la realidad no puede ser mas cruel y que no puedo cambiar el canal o levantarme de la butaca y escapar de la sala de cine.

Mientras esto sucede, me encuentro sentada al lado de la ventana observando como empieza a cambiar el paisaje, las flores se mezclan con el revoloteo de los pájaros, las vacas y los caballos que pastan, respetan sus espacios y cada uno vive con su condición.

Supuestamente son seres con mentes muy inferiores a las del ser humano y sin embargo saben lo que son y lo que pueden hacer. No planean el desprecio por si mismos, ni lo ejecutan.

¿Por que los seres humanos no podemos seguir esa sincronía de la naturaleza?

¿Por que queremos imponer nuestros criterios, sin importar que sean correctos o equivocados, sabedores de que no constituyen la verdad absoluta?

He notado que el que menos razón tiene, es el que grita más fuerte. Gritando han logrado cambios por demás absurdos. Han podido modificar la percepción que muchas personas tienen sobre situaciones y condiciones. ¿Acaso los principios son modificables? ; ¿Es necesario modificar el hábitat, la sexualidad, la alimentación de los seres vivos?

Ya nadie quiere ser lo que es, cada vez hay más personas inconformes consigo mismas. El niño quiere ser adulto, el adulto quiere ser joven, hombres y mujeres queriendo cambiar de sexo, madres que no quieren tener hijos y se deshacen de ellos, hijos que reniegan de sus padres y rechazan sus orígenes.

Esto ha provocado otro tipo de situaciones como son los vientres de alquiler, comercio de órganos, trata de blancas, niños y niñas con dos o cuatro madres, pero sin padre aparente, seres nonatos desechables o aptos para el comercio de células madre, de órganos con poco uso o desgaste, conejillos de indias para la ciencia, clonación de seres humanos, etc.

En resumen, la cosificación del ser humano. Producto desechable en cuanto no me sirve para lograr mis objetivos, alcanzar mis ideales o mi felicidad.

El mensaje es muy claro. Hay que gritar para confundir y lograr aceptación. La influencia actúa buscando eso, que no se quiera ser, lo que se es. Hacer presa fácil al inconforme, al inseguro o al ignorante.

Me viene a la mente aquel día donde debido a una fuga de agua al interior de mi casa, hubo que cambiar el piso estropeado. La vendedora de la tienda de pisos, me mostró tal cantidad de opciones, que me dejaron desconcertada. Al notarlo, me dijo: “¿Así, o la sigo confundiendo más?”. De la misma manera, la gran cantidad de opciones sin rumbo dificultan la toma de decisiones que impactan nuestras vidas.

No es la cantidad de información, ni la amplia gama de opciones lo que nos da sentido en la vida. El razonamiento sobre bases claras, de probados resultados a través del tiempo, ayuda a tener claridad, sin necesidad de acudir a Google.

Me queda claro que eso les sucede a muchos con frecuencia. Ante tantas y tantas opciones para elegir el tipo de vida a llevar, se cae en el engaño de que se puede elegir lo que se “puede o quiere” ser. Al final, terminarán sin tener idea de quiénes son, ni que son, ni a donde van, ni para qué. En vez de armar el rompecabezas de la vida, viven la vida de la pieza. En realidad, siempre serán parte del todo, pero no sabrán en dónde colocarse, ni que parte son, ni si son complementarias, ni si son parte de un todo. Alienados en soledad, sin saber el sentido de su existencia. Vivir en un mundo de confusión para empezaran a gritar.

Desde luego que no sugiero que se viva en la ignorancia. Al contrario, soy una fiel defensora del conocimiento, instrumento básico para no ser manipulable. Me refiero a que se ha provocado confusión en muchas personas por el exceso de información, con carencia de formación.

No se debe escuchar únicamente a los que gritan, por el simple hecho de que lo hacen, por lo elevado del volumen en que gritan o la frecuencia en que lo hacen. En vez de ello, hay que aprender a escuchar a aquellos que tienen la razón. A los que fundamentan, a los que se preparan, estudian, y no se dejan llevar por la corriente equivocada. Hay corrientes que guían hacia lo positivo, donde la razón predomina sobre la reacción.

Las corrientes gritonas son precisamente las que provocan odio, intolerancia, ofensa y discriminación.

No se puede ir contra natura, se es, lo que se es. Hay una razón para nacer como se nace. Todo lo demás es comportamiento. Si no me acepto, si no apruebo mi naturaleza, si me crea conflicto interior, si percibo una disociación, ¡hay que pedir ayuda! En algunos casos, los seres humanos realizan inmensos esfuerzos por querer cambiar la naturaleza con argumentos sin fundamento. Podré cambiar mi apariencia, pero no mi esencia, ni mi información genética, ni mi ADN.

Todos hablan de igualdad de derechos, pero nadie habla de igualdad de obligaciones.

Entiendo que lo que expongo puede llegar a provocar mucha agresión y desacuerdo con mucha gente, pero lo siento mucho. La alquimia en la sexualidad es tan real como en el oro.

Yo también tengo derecho a dar mi opinión y a que ésta sea respetada, no necesito gritar, pero tengo la obligación de decirlo.

 

Mi opinión también cuenta.

 

Practico la tolerancia y el respeto, y espero lo mismo. Invito también, a quien opine diferente, a que lo exponga con la misma franqueza, como lo hago aquí, respetuosamente.

Tomemos en cuenta que algún día la naturaleza nos va a pasar la factura y no tendremos como pagarla. Ya ha habido claras muestras de esto…

 

 

LIBERTAD

Los seres humanos tenemos un gran don llamado LIBERTAD. Es la libertad la que nos hace diferentes y superiores a todos los demás seres. La libertad es la base de la dignidad del ser humano.

Si vemos nuestra libertad como una conquista personal, y estamos conscientes de nuestra libertad, apreciaremos y lograremos la superación de obstáculos que nos llevaran a alcanzar un sinnúmero de fines.

Nos será posible avanzar con libertad en la educación de nuestros hijos o la felicidad de nuestro cónyuge. Esto se traducirá en un bien personal, provocando nuestra propia realización y madurez personal, alcanzando la felicidad.

En otras palabras, tenemos la libertad de elegir nuestro propio proyecto de vida, buscando fines constructivos. Podemos ser libres cuando decidimos elegir un bien,  y logramos superar obstáculos.

A lo largo de nuestra vida, se nos presentaran alternativas. Debemos prepararnos, pues al tener mayor conocimiento tendremos  mejor capacidad de juicio y  por ende, mejores resultados un nuestras elecciones.  Somos libres de elegir capacitarnos, educarnos, prepararnos, superarnos, tender al bien.  Tenemos libertad para ser mejores.

3074383061_40af1db27b

Solo ejerciendo la libertad, es que podemos lograrla.  Alcanzarla no solo en cuanto a la relación con el mundo exterior, sino también en el mundo interior de cada quien; solo cada uno puede ir descubriéndose a si mismo, y nadie mas que uno mismo puede lograr esa libertad personal, buscándole sentido a su existencia y trascendiendo positivamente.

Cuando se trata de educar a los jóvenes en la libertad, es importante aclararles algunas cuestiones como son la independencia y la responsabilidad. Ha

y que mostrarles el parámetro entre derechos y obligaciones.

Una vez me decía un joven que quería vivir de manera libre sin las ataduras de sus padres en su casa y las de los maestros en la escuela, por que no lo dejaban desarrollarse a su antojo.  ¿Piensas que porque eres libre puedes salir como un potro desbocado por la vida? , le dije.

La libertad no es romper ataduras con tus padres, tus maestros, o cualquier persona con la que tu sientas que no te deja desarrollarte a tu antojo.

No se puede pensar que ser libre es hacer lo que yo quiero, con quien quiero, cuando quiero,  como quiero y donde quiero. No se vive solo en el mundo; todas nuestras acciones, ya sean buenas o malas tienen trascendencia y repercuten en ti mismo, en tu familia y en la sociedad.

Tienes el derecho a elegir, lo has hecho desde pequeño al elegir que ropa ponerte, a que equipo seguir o que programa de televisión ver, pero no confundas la libertad como algo que prohíbe toda vinculación y compromiso con todo aquello que significa algún tipo de norma. La independencia te sirve para ser autosuficiente, y no para ser indiferente a lo que te rodea.

Se es mas libre en cuanto se respeten los derechos de los otros, no ignorándolos o pisoteándolos. Tienes que empezar por respetarte a ti mismo.

No se pueden imponer las propias reglas, pues hay el peligro de convertirse en tirano.  Hay que aceptar los principios, valores y virtudes, pues se basan en el bien. Al reconocerlos y asumirlos se logra esa paz interior que es la que nos hace ser libres de pensar y de actuar, y así no nos volveremos esclavos de nuestros propios pensamientos.

Es curioso, pues hay un dicho que reza que “el conquistador se convierte en esclavo de lo que conquista”, lo que si bien es cierto como regla general, en el caso de la libertad, ésta te hace mas libre aún.

Para ser libre de actuar debemos de ser responsables de las decisiones y de los actos, no se pueden tener todos los privilegios ignorando que estos llevan de la mano responsabilidades.

Al actuar libremente en la toma de decisiones que consideremos sean las correctas, habrá que sacrificar algunas comodidades y privilegios. Hay que estar conscientes de que la caridad y la entrega desinteresada, son unos de los caminos que llevan hacia la felicidad y a la completa libertad espiritual.  Tu sacrificio bien orientado, se convierte en el bien de los demás.

La libertad es la que nos permite ser autónomos, nos convierte en personas capaces de gobernarse a sí mismas, con total y plena responsabilidad sobre  nuestras propias decisiones, de cara a uno mismo, ante la familia y la sociedad.

Cierro mencionando a Viktor Frankl

“…al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas -la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias-  para decidir su propio camino.”

Si al menos mamá o papá nos hubieran explicado algo de ésto…

Si al menos mamá o papá nos hubieran explicado algo de ésto……. dicen algunos jóvenes al enfrentarse a algunas experiencias….

Considero que debemos de ser francos y bien claros.

¿Ignoran los niños las realidades sexuales? ¿No estamos expuestos a la pornografía, a la relajación y rompimiento de los lazos y vínculos de la sociedad y de la familia?

Es un hecho lamentable que dejemos a nuestros hijos sin preparación para la vida y desarmados frente al bombardeo de imágenes y palabras que hablan de sexo. También es natural que los hijos quieran saber lo que les pasa al ir creciendo, cuando ven los cambios en su cuerpo, sus sensaciones nuevas y el significado que tienen el matrimonio y el amor entre hombre y mujer.

A los padres corresponde la educación de la sexualidad, no a los amigos, el internet, la escuela ni al gobierno. ¿Crees estar preparado para hablarle a tu hijo sobre sexualidad?

Los seres humanos somos la unión de cuerpo y espíritu, y esto, entre otras cosas, reúne inteligencia, voluntad, instintos, afectos, emociones y sexo; por lo tanto, hay que formarlos en algo que desde antes de nacer traemos en nosotros mismos:

el ser hombre o mujer con todo lo que ello significa.

La sexualidad no es nada malo ni vergonzoso en nosotros, todo cuanto hay en nuestro cuerpo tiene una precisa finalidad y somos nosotros los padres los que de una forma delicada, pero natural, debemos informarlos o serán otros quienes brutalmente y a nuestras espaldas los informen de manera incompleta, equívoca y distorsionada.

Nuestra paternidad adquiere una maravillosa plenitud al darles a nuestros hijos no solo la vida, sino también la educación y

la formación para que a la vez, ellos mismos puedan conocerla, gobernarla, disfrutarla y transmitirla de manera consciente. No debemos demostrar ansiedad al hablar de sexualidad con nuestros hijos.

Somos los padres los educadores primarios, y sin la educación de la sexualidad no hay educación completa. La obligación de dar a nuestros hijos una educación de la sexualidad adecuada, no solo viene  de la necesidad de prevenirlos contra los males que acechan y provocan enfermedades venéreas o embarazos no deseados, sino de la formación que deben de tener para que respeten su cuerpo, su mente, y así de ésta manera controlen sus emociones y sensaciones.

La sexualidad es buena, forma parte de nuestra esencia. Los hijos tienen que verlo así, reflejado en el amor que existe entre sus padres.  Al ir ellos creciendo lo observarán y lo sentirán en sí mismos, pero si no hemos hablado con ellos, no sabrán como encauzarlo, porque nadie los ha educado en este aspecto y se considerarán, con toda razón, incapaces de enfrentarse por sí solos a sus dudas y problemas.